Cartel de "Los amores oscuros"

“Los amores oscuros”, el último amor de Lorca

El Teatro Español, como muchos otros centros culturales, ofrece estos días una programación cuyo fin principal es la normalización de la diversidad con motivo del World Pride en Madrid. En este contexto se inscribe esta obra de teatro musical titulada “Los amores oscuros” de Juanma Cifuentes. Se trata de una adaptación de la novela homónima de Manuel Francisco Reina.

Yo fui el último amor de Lorca y tal vez, la razón de su muerte.

Esta confesión del anciano Juan Ramírez de Lucas, interpretado por Antonio Campos, deja clara la premisa de la obra. A sus 75 años Juan va contándole esta historia, este secreto, a su secretaria, interpretada por Ángeles Cuerda. Los tiempos se entremezclan y vemos a un jovencísimo Juan Ramírez de Lucas llegando a Madrid por primera vez, siendo seducido por el admirado poeta y dramaturgo, asistiendo junto a él al exitoso estreno de Yerma. Juan fue el último amor de Federico García Lorca (Alejandro Valenciano), y con quien pareció encontrar, por fin, un amor correspondido y maduro. Aunque, obviamente, no todo fue sencillo entonces para estos amores oscuros, secretos. Cuando las cosas se complican en España, ambos dejan Madrid y Federico se traslada un tiempo a Granada, mientras Juan consigue el permiso de su padre para salir del país. Y, así, llega el fatídico 18 de agosto de 1936.

Federíco García Lorca

La poesía y el cante son, sin duda, dos elementos muy importantes en esta obra. La guitarra de José Luis Montón y la voz de Clara Montes acompañan a los dos enamorados desde el fondo del escenario, desde otra dimensión. Los “Sonetos del amor oscuro”, inspirados por esta relación, están muy presentes en la obra y son tanto recitados por Federico o Juan, como cantados por Clara Montes.

La puesta en escena resulta realmente original al dividir horizontalmente el escenario con varios paneles traslúcidos que separan espacios, tiempos y dimensiones y que permiten producir juegos de luces y proyecciones. El vestuario de los personajes también parece querer marcar estas diferencias. Mientras el anciano Juan Ramírez de Lucas y su secretaria visten de negro regular, Lorca, el joven Juan Ramírez, la Argentinita, Margarita Xirgu… visten prendas con contrastados desteñidos en blanco y negro que resaltan el juego de luces.

La puesta en escena, la poesía, la música, una historia que atrapa… Se trata de una obra completa, redonda, pero merece especial mención la impecable actuación de Antonio Campos quien soporta gran parte del peso de esta magnífica representación. Una pena que solo esté cinco días en el teatro.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s